Saltar al contenido
Silla de escritorio

Sillas de Escritorio sin Ruedas

Sillas de Escritorio sin Ruedas

Cuando se tuvo la idea de una silla para facilitar el trabajo, se pensó en una con ruedas. Esto lo hizo el reconocido naturalista Charles Darwin, quien necesitaba facilitar su movilidad hacia diferentes partes de su laboratorio. De esta manera, él mismo diseño y fabricó la silla que necesitaba, una con ruedas, resistente, reposabrazos y asiento acolchado. 

mejores sillas oficina sin ruedas

De esta manera, surgió la silla de escritorio más tradicional y se extendió con el pasar del tiempo. Este tipo de silla de escritorio es la más fabricada y también la más vendida en la industria actual. Sin embargo, este tipo de sillas no son las únicas que existen, ni tampoco las recomendadas para todo tipo de usos y personas. 

Es posible también encontrar sillas de escritorio sin ruedas. 

¿Cómo son las Sillas de Oficina sin Ruedines?

Este tipo de muebles tienen una mayor amplitud en sus estilos de diseño, pues no existe la limitante de que debe tener un tipo de base específica, como sucede con las sillas de escritorio con ruedas.

La ausencia de ruedas no implica que estas sillas carezcan de las comodidades que la mayoría de los usuarios desean en su silla de escritorio ergonómicas: reposabrazos, material acolchado, ergonomía, regulación de altura, entre otros. Pero sí implica que al no estar limitadas por el tipo de base que deben tener, hay mayor libertad para el diseño; pudiendo hacer uso de bases circulares, de patas, tipo cantiléver y mucho más.

Así mismo, ante la ausencia de las ruedas; es posible hacer uso de una amplia gama de materiales para la fabricación de las sillas: madera, policarbonato, metacrilato, aluminio, acero y mucho más. 

Sin embargo, la gran mayoría de las sillas de escritorio sin ruedas carecen de altura en el respaldo de la espalda; que mucho pueden echar de menos para la comodidad. Aunque no se descarga la posibilidad de un diseño que incluya esta característica. 

Comprar mejor sillas de oficina sin ruedas

Ventajas de una Silla de Escritorio sin Ruedas

Se conoce sobradamente las ventajas de contar con una silla de escritorio con ruedas, sobre todo la facilidad de la movilidad que implica. Sin embargo, una silla de escritorio sin ruedas también cuenta con ventajas que valen la pena hacer notar, más que nada si se necesita hacer una comparación para elegir la más adecuada según requerimientos particulares.

Las ventajas más importantes de este tipo de mueble son las siguientes:

  • Las sillas de escritorio sin ruedas son mucho más útiles para las personas que son hiperactivas o nerviosas, pues las ayudan a mantenerse más firmes ante el trabajo que deben realizar. 
  • Es un tipo de mueble mucho más funcional para lugares con poco espacio.
  • La ausencia de ruedas puede favorecer la concentración del usuario para llevar a cabo su trabajo; ya que se elimina un factor distractor, como lo es el movimiento que generan las ruedas de las sillas de escritorio más tradicionales. 
  • Al eliminar las posibilidades de movimiento de la base de la silla, se favorece en gran medida la posibilidad de mantener posturas cómodas y más saludables para el cuerpo, resguardando mejor la ergonomía. Es decir, que es posible tener una mejor postura corporal por más tiempo.
  • El precio de las sillas de escritorio sin ruedas suele ser mucho más asequibles. Por lo que es posible hacer un importante ahorro, sin sacrificar en nada la comodidad del mueble. Esto implica una relación precio utilidad bastante a favor del comprador.
  • Son ideales para colocar en espacios más reducidos como cubículos, habitaciones, entre otros. De esta manera, a pesar de que se tenga poco espacio para tener un lugar de estudio o trabajo es posible con este tipo de silla. 
  • La diversidad de diseños es mucho más amplia; por lo que hay mayores posibilidades para las decoraciones y diseño interior de los espacios de trabajo.
  • Son más versátiles en su uso. Estas sillas se pueden utilizar para el escritorio, pero también para mesas de trabajo, salas de espera, visitas, entre muchas otras funciones.
  • A pesar de que no cuentan con ruedas, si se prefiere, se puede tener cierta movilidad con este tipo de sillas, al seleccionar una versión que sea giratoria.

En pocas palabras, las sillas de escritorio sin ruedas son también una opción bastante conveniente para la dotación de muebles en la oficina o en el espacio de trabajo.

Top 5 sillas de oficina sin ruedas

¿De qué manera elegir una Silla de Oficina sin Ruedas?

Si se ha decidido que la mejor opción de adquisición para el asiento del escritorio, es una silla sin ruedas; hay algunos aspectos que vale la pena tener en cuenta al momento de elegir el producto: 

  • Los materiales de base deben ser resistentes y duraderos. Si algo que se quiere de una silla de escritorio es saber que se cuenta con un soporte resistente que nos mantendrá siempre seguros.
  • Elaborada con revestimientos acolchados. Este factor es fundamental, pues la función principal de este tipo de muebles es que el usuario puede permanecer sentado por varias horas, el tiempo que sea necesario para llevar a cabo la labor correspondiente. Esto no será posible si la silla no cuenta con una superficie cómoda, que en gran medida es provista por el material acolchado.
  • Que cuente con reposabrazos. Este es otro de los elementos ergonómicos que no se debe pasar por alto al momento de adquirir una silla para escritorio. Estos soportes serán muy útiles para que el usuario pueda descansar por periodos, conseguir mejores posturas de trabajo y más. 
  • Es importante tener claras cuáles son las preferencias en diseño, altura, movilidad, entre otras. Estas preferencias son particulares y deben estar claras para poder elegir el mueble más indicado. Esto implica desde el color y la forma de la silla, hasta su estilo en la base. 
  • Tener presente con qué cantidad de espacio se tiene para la ubicación de la silla, para hacer una mejor selección.
  • Si la silla es personal, se recomienda comprobar su altura, teniendo en cuenta que las rodillas deben quedar posicionadas con un ángulo de 90 grados y que la parte posterior de las rodillas no deben chocar con el borde de la misma. Esto para mantener la ergonomía.